¿QUÉ ES?

Procede del campo de la psicología y la pedagógica. Basado en la Teoría de la interdependencia de los Hnos Johnson, comprende el aprendizaje como un proceso social. Consiste en trabajar en pequeños grupos con el fin de aprender juntos, sabiendo que el éxito del aprendizaje personal y del grupo depende de todos. Los esfuerzos cooperativos dan como resultado el esfuerzo de los estudiantes por el mutuo beneficio,de manera tal que todos puedan aprovechar los esfuerzos de cada uno (tu éxito me beneficia y mi éxito te beneficia a ti), el reconocimiento de que todos los miembros del grupo comparten un destino común (nos salvamos juntos o nos hundimos juntos), la comprensión de que el desempeño individual depende tanto de uno mismo como de sus compañeros (no podemos hacerlo sin ti) y la sensación de orgullo y la celebración conjunta cuando se le reconoce un logro a un integrante del grupo (¡sacaste un 10! ¡genial!).

¿QUÉ APORTA AL APRENDIZAJE?

Se aprovechan los esfuerzos individuales por el mutuo beneficio. El diálogo, la discusión y las explicaciones mutuas conducen al procesamiento cognitivo y aumenta la comprensión. Construye la clave relacional y entiende la diversidad como recurso. Se toma conciencia de que cada uno desde su lugar tiene posibilidades personales de aprendizaje que sin el otro no serían posibles. El aprendizaje es más motivador para los alumnos. Desarrolla la inteligencia interpersonal y nos acerca con fuerza a trabajar por la justicia.

Aportan:

• Interdependencia positiva

• Responsabilidad individual

• Interacción fomentadora “cara a cara”

• Habilidades interpersonales y de pequeño grupo

• Observar, intervenir, procesar, evaluar

¿CÓMO LLEVARLO A LA PRÁCTICA?

Definición de grupos:

Se han de considerar distintos criterios para mezclar, el lugar de cada alumno en el grupo y la tipología de grupo:
• Grupo informal: grupos temporales para lograr objetivos de aprendizaje compartidos
• Grupo formal: Trabajan juntos durante varias sesiones para lograr objetivos de aprendizaje compartidos y completan juntos tareas complejas
• Grupo base: grupos heterogéneos a largo plazo se dan apoyo emocioanl y académico
Habilidades de trabajo en equipo:

Se han de establecer previamente qué habilidades van a trabajar los alumnos expresamente en cada sesión y cómo lo van a hacer (mantener el nivel de ruido, escucha activa, control de tiempo, verificación de la comprensión, reconocimiento del trabajo…)
Estrategias simples y complejas:

Se introducen de forma explícita y estructurada estrategias que pueden ser sencillas (folio giratorio, lectura cooperativa...) y complejas (torneo de grupos, puzle...), implantadas de forma progresiva y clara.
Roles básicos y normas de trabajo:

Establecer espacios seguros mediante la definición de roles con responsabilidades y tareas específicas, temporalización y rotación y normas acordadas por todos tales como la señal de “ruido cero”.
Autoevaluación grupal e individual:

Los alumnos toman conciencia y se responsabilizan de su propio aprendizaje. La evaluación puntúa individual y grupalmente y orienta la mejora del aprendizaje.
Heteroevaluación:

Procesos de evaluación realizados por personas distintas al estudiante. Además del profesorado, también podrían ser las familias, el profesorado que imparte otras materias o de otros centros u otros agentes externos. Especial relevancia tiene la evaluación por parte de los iguales.

¿Quieres saber más?

• Cooperative Learning Institute (http://www.co-operation.org/what-is-cooperative-learning/)

• Kagan Structures for English Language Learners (http://www.kaganonline.com/free_articles/dr_spencer_kagan/279/Kagan-Structures-for-English-Language-Learners)

• JONHSON & JONHSON, Los nuevos círculos del aprendizaje, Ed Aique, 2004

• PUJOLÁS, P. Aprender juntos, alumnos diferentes. Octaedro. 2004