Preaload Image
"Saberte conmigo"

¿QUÉ ES LA ORACIÓN?

Es un encuentro interpersonal, diálogo de secreta amistad con quien sabemos nos ama. Por medio de ella nos unimos a Cristo: “Vivamos con Cristo, aprendamos a conocer a Cristo por medio de la oración; y conociéndole y tratando con Él, le amaremos y nos encenderemos en caridad” (Marcelo Spínola).

La oración es un misterio de relación y de intimidad. Dios es el protagonista principal, suya es la iniciativa, así se nos revela en todo el relato bíblico como un Dios buscador incansable de relación y de alianza, Dios sigue cercándonos con paciente obstinación por ver si consigue rendir nuestras resistencias (“Mira, voy a seducirla, llevándomela al desierto y hablándole al corazón”, Os 2, 16).

Además la oración surge del anhelo profundo del ser humano: “Necesitamos comunicarnos con alguien. La oración es el desahogo del alma con el amigo que no se muda, sino, antes siempre fiel, se interesa por nosotros, con nosotros siente, y de los tesoros infinitos de su corazón saca consolaciones inefables que nos alientan y riquezas de virtud que nos sostienen” (Marcelo Spínola).

CLAVES

Relación con el Señor

Conectar con el deseo de Dios

Transformación de la mirada

Experiencia de ser amado

¿QUÉ APORTA A LA PERSONA?

Por la oración se actualiza y fortalece la comunión filial entre Dios y el hombre; comunión transformante para este y articulada por su obediencia a la voluntad divina.

Se busca el Encuentro: “la oración cristiana debe ir más lejos: hacia el conocimiento del amor del Señor Jesús, a la unión con Él.” “Habitar la morada del Señor que somos nosotros mismos, despertar la fe para entrar en la presencia de Aquel que nos espera, hacer que caigan nuestras máscaras y volver nuestro corazón hacia el Señor que nos ama, para ponernos en sus manos como una ofrenda que hay que purificar y transformar.”

El progreso en el camino oracional se manifiesta en que el orante va configurando su vida y su persona a semejanza de Jesús; hasta el punto de decir con Pablo: «ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí» (Gál 2,20).”

Es el mejor medio para la adoración, el discernimiento, la búsqueda de luz… “profundizar en las convicciones de fe, suscitar la conversión del corazón y fortalecer la voluntad de seguir a Cristo”

Y transforma: “La luz de la mirada de Jesús ilumina los ojos de nuestro corazón; nos enseña a ver todo a la luz de su verdad y de su compasión por todos los hombres”

 

¿CÓMO LLEVARLO A LA PRÁCTICA?

Oración de la mañana


Propuesta diaria que va educando un hábito y un ambiente en el centro de escucha y encuentro con el Señor.

Escuela de oración, Amigos de Jesús, propuestas de oración para adultos:


Ayudan a la persona a aprender a orar, a descubrir y reconocer el lenguaje de Dios y sus modos de comunicarse con nosotros.

Retiros:


Propuesta de oración y reflexión en grupo, una vez al año.

Ejercicios Espirituales:


Propuesta de unos días de silencio y oración personal.

Pascua:


Celebración en grupo de la experiencia de la Pascua.