Preaload Image

OBJETIVO Y LEMA CURSO 2021-2022

cartel objetivo_final

La pandemia nos hizo volver a poner el matiz en la mirada desde otras perspectivas y en el cuidado de todos. Nuestra historia como sociedad, la tierra en la que vivimos, el camino que hemos ido recorriendo, hasta llegar a hoy… 

Sentimos la invitación a seguir profundizando en esa llamada de la Iglesia en la conexión con nosotros y con el mundo:

Continuando la línea de las dos últimas encíclicas, el Papa nos hace un llamamiento a todas las instituciones eclesiales y sociales a construir un gran pacto educativo global desde la convicción de que la educación es una de las formas más efectivas de humanizar el mundo y la historia.

El pacto educativo global tiene en su fundamento toda la reflexión eclesial recogida en la Laudato SI y Fratelli Tutti y en el horizonte la educación como camino para rehabilitar nuestras sociedades heridas.

laudato-si-icono
Un llamamiento sobre la complejidad del mundo, para comprobar como el deterioro del planeta, fruto de la acción humana, está relacionado con el empobrecimiento de los más vulnerables. Volver a descubrir nuestra condición de criaturas y vivir humanamente.
Leer más
fratelli-tutti-icono
Escrita durante la pandemia. Es una reflexión y un llamamiento a vivir la fraternidad a descubrirnos y a tratarnos como hermanos, a apostar por todo lo que nos acerca al encuentro al cuidado mutuo, a la amistad social, a la proximidad.
Leer más

Es por eso que el objetivo de este curso 2021/2022 es una oportunidad para seguir ensanchando nuestra humanidad para ensanchar la vida: 

Dibujar en nuestra historia los deseos de Dios:

Con su mirada y su pincel, con el color de las posibilidades, con el sueño para cada uno, con una historia que es horizonte y ha sido camino. Fortalezcamos el vínculo con la vida, con uno mismo para abrazar lo que soy, con los demás para reconocer al otro, para promover la hospitalidad y con la naturaleza, para ser custodios de la casa común. 

Comprender el mundo. 

El todo, las raíces, la vereda y los desterrados, las conexiones, la vida. Cómo vivimos, hacernos responsables, abrir los ojos desde la razón cordial, capaz de hacerse cargo de la complejidad de la realidad, que despliega las inteligencias múltiples y las capacidades diversas sin clasificar ni etiquetar. 

Ensanchar la vida. 

Porque el modo de Dios es hacerse humano, el servicio, sanar heridas, hacernos hermanos, buscar el cuidado. Promover valores como el servicio, clave en el liderazgo relacional, la sanación, como proceso para atender el sufrimiento y la cooperación como forma de actuar conjuntamente en los desafíos que superan nuestras capacidades individuales. 

Y no desentendernos de nadie. 

Los niños, los adolescentes, los jóvenes, la mujer, los olvidados, los vulnerables, la familia, la casa común. Bajo los escombros hay una nueva vida nos reconcilia con lo mejor de nuestra especie: el cuidado, la cooperación, el servicio.  

Conexión con objetivos anteriores

Vamos a viajar cuatro cursos atrás hasta el curso 2017-2018

Arrancamos, entonces, una ruta por la mirada interior donde visibilizamos que todos tenemos un hueco muy humano donde Dios habita, dónde conectamos con nuestra esencia y donde encontrarnos con el otro. Un hueco dentro. 

Curso 2017-2018

Descubrir y disfrutar la vida que brotan nuestro interior como don y lugar de encuentro. Silencio… suena dentro.

Curso 2018-2019

Acoger y disfrutar, desde dentro, el encuentro con cada persona y dejar que su vida me conmueva, me ayude a conocerme y me transforme. Mi próxima parada… tú.

Dos cursos escolares con un acento en la interioridad.  La ruta de nuestros objetivos puso su foco en la mirada al mundo. Un mundo en el que hemos descubierto que todo está conectado y que es regalo de Dios.

Curso 2018-2019 y curso 2019-2020

Mirar nuestro mundo desde otras perspectivas. Acercarnos, tocar y comprobar que todo está conectado y es regalo de Dios. Movernos juntos para cuidar la vida de todos.

Movemos ficha, movemos todo.

Es hora de vivir.